Descubramos juntos el inmenso y mágico mundo que se esconde en la profundidades de los Bosques (Joanna Escuder)

MI PROYECTO



Una vez no hace mucho tiempo, explicando en un curso de autoconciencia lo que sentía yo al estar en contacto con la naturaleza, una de mis mentoras me dijo: tú en esos momentos estas leyendo el gran libro que es la vida! Y si, la naturaleza y todos los seres tangibles e intangibles que habitan en ella nos muestran quienes somos, como nos sentimos y como podemos sanarnos y sólo entonces podremos vislumbrar cual es nuestro camino a seguir. Solamente hay que abrirse a escuchar, a sentir; estar dispuesto a conocerse y a transformar los hábitos y creencias que no nos dejan avanzar. Hemos de estar dispuestos a abrir nuestro corazón y a conocer los deseos de nuestra paciente alma que espera dichosa a reencontrarse con nosotros.
Gaia es una escuela donde realidad y lo que hemos llamado inequívocamente fantasía se entremezclan.
Antiguamente el hombre y todos los demás seres del planeta interactuaban juntos: piedras, plantas, árboles y animales han sido siempre seres con conciencia, con espíritu y siempre se han relacionado con el ser humano ofreciéndole a éste, comida, herramienta, cobijo y curación entre otras muchas cosas.
Y sí, todo lo que parece inanimado tiene su propio espíritu. Habéis paseado alguna vez por la orilla de un arroyo y habéis escuchado una especie de canto angelical? O habéis sentido alguna vez en el bosque, como una brisa os inundaba de alegría? Hadas, duendes, gnomos y elfos esperan en calma a ser reconocidos.
Nos hemos desconectado de esa sabiduría ancestral y ya es hora que volvamos a vibrar con nuestros orígenes y con esa energía dévica y mágica que nos reconectará con todos los seres elementales de la naturaleza.
Somos agua, aire, tierra y fuego  y como tal tenemos el don innato por nacimiento de conectarnos y poder comunicarnos con el sol, el mar, las montañas, y los vientos, que vengan en la dirección que vengan serán nuestro mejor oráculo.
Solo hay una manera de sintonizar con nuestra fuerza y es escuchando, olisqueando, palpando y mirando ese gran templo al que llamamos naturaleza y sólo así recuperaremos nuestro poder, que sólo hay uno, el poder del corazón, y a él debemos serle fiel.

                                                                                                                                                                     La Dama Sanadora del Bosque




REFORZANDO EL VÍNCULO

REFORZANDO EL VINCULO

A través de los siglos, el ser humano se ha comunicado con los animales. Aunque parece que lo hayamos olvidado, muy en nuestro interi...